Uñas quebradizas

Belleza y Salud

Para que tus uñas no se rompan, en algunos casos, basta con tener algunas medidas básicas de autocuidado. Si pese a intentar remedios caseros, tus uñas siguen débiles es recomendable que acudas a un especialista. Las uñas son parte de la piel, están compuestas por capas de la proteína queratina y crecen desde la zona de la base ungueal que está debajo de la cutícula. A medida que las nuevas células crecen, las viejas se endurecen y compactan hasta terminar saliendo por la punta de los dedos. Las uñas sanas son lisas, no rugosas ni agrietadas y tampoco tienen manchas ni decoloración.

Las uñas de las manos pueden volverse débiles o quebradizas cuando se enfrentan a situaciones duras; por ejemplo: el uso regular de removedor de esmalte de uñas con acetona puede con el tiempo desgastar las uñas; la repetida exposición a temperaturas muy calientes o muy frías también puede ser adverso para las uñas; el contacto frecuente con sustancias químicas, tales como las contenidas por muchos productos de limpieza, puede debilitar las uñas; y cuando se sumerge las uñas en agua durante períodos de tiempo prolongados, eso puede hacerlas proclives a partirse.

A fin de ayudar a fortalecer las uñas, trátalas con la mayor suavidad posible. Ponte guantes para lavar los platos o usar productos de limpieza. Si usas removedor de esmalte de uñas, elige uno que no contenga acetona. Aplica a diario humectante en las uñas y las cutículas. Además, aplicar un producto para endurecer las uñas, puede ayudarte a hacerlas más resistentes a quebrarse o partirse, y las vuelve más fuertes.

MANICURA

Las uñas débiles, a veces, pueden ser el resultado de una infección. A fin de evitar que crezcan bacterias debajo de las uñas de las manos, mantenlas limpias y secas. No te muerdas las uñas ni hales las cutículas porque esos hábitos pueden lesionar el lecho ungueal y permitir el ingreso de bacterias y hongos, provocando una infección. Si tienes pellejos, córtalos con cuidado porque puedes arrancar tejido vivo junto con ellos y causar un daño que aumenta el riesgo de infección.

Mantén las uñas de las manos muy bien cortadas y redondeadas con una suave curva en la punta. Si deseas hacerte la manicura, elija un salón de belleza con autorización de funcionamiento vigente y busca solo a manicuros calificados. No permitas que te corten las cutículas durante la manicura, porque eso puede conducir a una infección de la uña. Verifica también que se esterilicen bien todos los instrumentos utilizados en la manicura para evitar la propagación de infecciones.

Si todos los esfuerzos por fortalecer las uñas de las manos fuesen inútiles o si los problemas de las uñas parecieran estar relacionados con otros síntomas, acude al médico o al dermatólogo para que te recomiende un suplemento nutricional biotina, sobre el que algunos estudios plantean que podría reforzar las uñas débiles y quebradizas.

ESPECIALISTA

Según tu historial médico y salud general, entre otros factores, el médico también puede realizarte una evaluación más exhaustiva para ver si las uñas quebradizas se relacionan con otro problema subyacente. Por ejemplo, algunos cambios en las uñas pueden apuntar hacia un trastorno de la piel, entre ellos: la psoriasis que es un trastorno común de la piel que provoca acumulación de las células dérmicas; el líquen plano que es una afección inflamatoria capaz de afectar la piel; y la dermatitis que es otro trastorno inflamatorio de la piel.

Por.Dra. Dawn Davis, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Foto: Cortesía Conexiones.