Campaña

"Alimentación Saludable"

Verse bien, no puede ser sinónimo de no comer. Verse bien es sinónimo de estar bien, tanto por dentro, como por fuera. Es aprender a elegir los alimentos. Escoger los mejores productos para que el cuerpo reciba lo que realmente necesita. Verse bien, no es la motivación principal, es el resultado de una alimentación sana y balanceada.

Disfruta durante un mes de esta campaña Educativa Alimentación saludable: Verte bien, es sentirte bien. Encontrarás información sobre: alimentos saludables, la mejor hora para comerlos, recetas sencillas, tips de los nutricionistas, entre otros.


La No-Dieta, Tara Stiles, Editorial Sirio

Tara te ayuda a sintonizarte a fin de ser capaz de descubrir aquello que realmente te hace sentir bien. En el momento en que realizas este cambio, tomas tu salud en tus manos, recuperas tu poder y comienzas a elegir y a tomar las decisiones que realmente potencian su bienestar.

-El libro incluye 50 recetas, un plan inicial de 7 días y otro de un mes.
-Con ejercicios de yoga ilustrados para reducir los antojos.


Desintoxícate con sopas, Dra. Sophie Ortega, Editorial Edaf

La sopa constituye la comida ideal para desintoxicar tu organismo y favorecer tu salud. Rica en vitaminas, hidratante, saciante… Solo necesitas una condición importante: elegir los mejores ingredientes. En Desintoxícate con sopas encontrarás la receta que necesitas y descubrirás:
12 buenas razones para “vestir” tu organismo de verde: luchar contra la fatiga y el estreñimiento, fortalecer tus huesos, embellecer tu piel…
Los mejores ingredientes y sus puntos fuertes para mantener la línea y la salud: frutas, verduras, hierbas aromáticas.
100 sabrosas recetas de temporada, con sus beneficios saludables: antioxidante, diurética, adelgazante, revitalizadora. Descubre cuáles son las frutas y verduras de temporada para aprovechar al máximo su poder terapéutico y desintoxicante.


MI COCINA CREATIVA, editorial Diana

Nunca es tarde para empezar a cuidarte. Las recetas y recomendaciones como las de este libro te mostrarán la manera de alimentarte con una dieta más sana, reduciendo el consumo de grasas saturadas, azúcares y sales, y aumentado la cantidad de frutas, verduras y fibra de una manera amable y placentera.

Convierte la cocina en algo divertido, experimental y delicioso; no importa si fracasas en los intentos. Descubre cuáles son tus sabores, aromas y alimentos preferidos y lánzate a prepararlos de diferentes maneras explorando sus propiedades y sus valores nutricionales y creando deliciosos recetas.

Trata de no caer en la trampa de esas dietas mágicas que a menudo aparecen en las redes sociales. Son esas que prometen resultados fenomenales y poco realistas promocionando productos bajos en calorías, con químicos y conservantes costosos, que al final pasan factura y pueden traer efectos negativos e irreparables en nuestro cuerpo.

Su autora es Catalina Aristizábal, que desde muy joven se involucró en el mundo del modelaje, inició su carrera de modelaje a los 13 años con la agencia Stock Models. Ha sido elegida por varias empresas reconocidas como la imagen de sus campañas publicitarias. Catalina inició presentando la sección de entretenimiento y farándula de Noticias RCN de los fines de semana, después pasó a ser la presentadora. En julio de 2002, fue la presentadora de Catalina y Punto. Hoy en día tiene un portal en internet llamado Vida saludable en donde diariamente actualiza formas saludables de comer, ejercicios para tener un cuerpo fit y escribe de moda y orienta a las mujeres a trabajar para tener un cuerpo saludable y hermoso con recursos 100% naturales.


El brillo de la salud, Ángela Liddon, Editorial Sirio

Tras diez años de sufrir un trastorno alimentario, Ángela Liddon, la autora de este libro, emprendió el que sería un largo camino, no solo de recuperación física, sino también de curación espiritual. Cuando Ángela empezó a comprender – y experimentar – el poder que tiene una nutrición apropiada, y su capacidad para influir en el estado de ánimo, el nivel de energía e incluso la autoestima, se armó de optimismo y pudo dejar atrás la pesadilla.

El brillo de la salud no es solo un libro de cocina, es sobre todo, una estimulante invitación. Contiene más de cien recetas que te harán brillar desde dentro; desayunos nutritivos y fáciles de preparar, tentempiés ricos en proteínas, sustanciosos platos fuertes, y postres exquisitos que te demostrarán cuán fácil y deliciosa puede ser la dieta vegana.


Virtudes de los snacks saludables

Cada día más, las personas buscan en la alimentación una fuente inagotable de nutrición, que aporte beneficios para tener una vida saludable.
Ante esta nueva tendencia, las frutas deshidratas como los arándanos y las pasas y los frutos secos como los pistachos, las almendras, el maní y las nueces de marañón, entre otros, han ganado mucho terreno, no en vano se les conoce como “golosinas o snacks saludables” ya que su consumo diario, de forma moderada, está asociado con aportes reales a la salud.

“Los snacks saludables son una buena alternativa tanto para la lonchera de los niños como para la merienda de los adultos, ya que son bien aceptados por su sabor apetecible, no tienden a descomponerse, y proporcionan energía rápida, además de vitaminas y minerales indispensables para una buena alimentación” afirma la doctora Karen Czacki Halkin, especialista en nutrición de Nature’s Heart, marca líder en la elaboración y comercialización de productos de origen natural.

¿Cuáles son las virtudes de los snacks saludables?

  • Son ricos en grasas mono insaturadas y poliinsaturadas, las cuales reducen el nivel de colesterol malo en la sangre.
  • Aportan gran cantidad de energía, mejorando el desempeño de las actividades que hacemos a diario.
  • Gracias a su aporte en fibra mejoran el tránsito intestinal.
  • Se pueden añadir en muchas recetas como postres, ensaladas, cremas de vegetales, y arroces, entre otros, ofreciendo sabores deliciosos.
  • Tienen antioxidantes los cuales ayudan a combatir los radicales libres que son los causantes del envejecimiento prematuro.
  • Ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Aportan vitaminas, omega 3, ácidos grasos y oligoelementos.
  • Ayudan a la buena salud dental, gracias a su aporte de fosforo.

 


Grasas transaturadas

¿Has escuchado que algunos alimentos etiquetados como “sin ácidos transgrasos”, en realidad, pueden contener ácidos transgrasos nocivos?. ¿Es cierto?
R: “sí, bajo las leyes del etiquetado, un alimento puede etiquetarse como “sin ácidos transgrasos” o que “no contiene ácidos transgrasos” cuando contiene menos de 0.5 gramos de estos por porción.

Aunque eso pueda parecer un problema menor porque la cantidad de ácidos transgrasos es muy pequeña, hay que pensar de manera realista en cuán pequeña puede ser una porción. Si un tipo de galletas de sal, por ejemplo, contiene 0.4 gramos por porción y el contenido del paquete es de 10 porciones, puede consumir 4 gramos de ácidos transgrasos en total si se come todo el paquete”, aclara Katherine Zeratsky, Especialista en dietética, Endocrinología y Nutrición de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Los ácidos transgrasos pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular, incrementar los niveles de colesterol por la lipoproteína de baja densidad (LDL) y disminuir los niveles de colesterol por la lipoproteína de alta densidad (HDL). Debido a ello, los expertos en alimentación recomiendan evitarlos. La Organización Mundial de la Salud aconseja limitar los ácidos transgrasos a menos de uno por ciento del total de calorías.

Si consumes 2000 calorías diarias, eso significa que máximo 20 de esas deben provenir de los ácidos transgrasos. Eso se traduce en menos de 2 gramos diarios, lo que fácilmente se encuentra en una pequeña cantidad de dulces o golosinas.

¿De dónde salen los ácidos transgrasos?
Los ácidos transgrasos se crean cuando se añade hidrógeno a los aceites vegetales, a través de un proceso llamado hidrogenación. Esos aceites procesados sirven para mejorar la textura, el período de validez y la estabilidad del sabor de los alimentos. Son ingredientes comunes de la repostería comercial, como las galletas de sal, de dulce y los pasteles y se emplean muy a menudo en los alimentos fritos. Algunas mantecas vegetales y barras de margarina contienen estos ácidos.

A fin de evitarlos, lee la lista de ingredientes y escoge alimentos que no contengan aceites parcialmente hidrogenados. Además, es importante anotar que, debido a que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos consideró que ya no era seguro que los alimentos contuvieran aceites parcialmente hidrogenados, muchos fabricantes cambiaron a grasas hidrogenadas o saturadas (aceite de palma, por ejemplo). Cuando en la etiqueta aparece el término “hidrogenado”, eso significa que la grasa es saturada, y tanto los ácidos transgrasos como las grasas saturadas aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca.

Cómo controlar la acidez estomacal

Por personal de Mayo Clinic
La acidez estomacal es aquella sensación de ardor que sientes en el pecho, justo detrás del esternón, que técnicamente se conoce como enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), que ocurre cuando los contenidos de tu estómago regresan al esófago y puede también hacerte sentir un sabor agrio y la sensación de que la comida regresa a tu boca. La acidez estomacal normalmente se da después de comer, aunque puede suceder durante la noche. El dolor suele empeorar al acostarse o agacharse.
¿Por qué regresa la comida al esófago?
En condiciones normales, una fuerte banda muscular (el esfínter esofágico inferior) cierra el extremo inferior del esófago y lo abre para permitir el paso de alimentos y líquidos al estómago; luego, vuelve a cerrarlo. Cuando el músculo se relaja de forma anómala o se debilita, los contenidos del estómago pueden regresar (refluir) e irritar el esófago.
La acidez estomacal ocasional es algo común y no es motivo de alarma, pues la mayoría de las personas logran controlar bien las molestias. Sin embargo, si es frecuente e interfiere con la rutina diaria puede ser un síntoma de algo más grave que requiere asistencia médica.

A fin de reducir al mínimo los sus efectos, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Mantener un peso sano: El exceso de peso hace que se ejerza presión sobre el abdomen y empuje el estómago, lo que ocasiona que el ácido regrese al esófago. Si tienes un peso sano, mantenlo. Si tienes exceso de peso, esfuércese por perderlo lentamente, a un ritmo de máximo 1 o 2 libras (0,5 a 1 kilogramo) por semana. Solicita ayuda al médico a fin de delinear una estrategia para adelgazar que funcione para ti, sin perjudicar tu salud.
  • Evita usar ropa apretada: La ropa que aprieta alrededor de la cintura ejerce presión sobre el abdomen y el esfínter esofágico inferior.
    • Evita alimentos y bebidas que desencadenan la acidez estomacal: Cada uno tiene sus desencadenantes específicos. Los más comunes, como la grasa o la comida frita, las salsas a base de tomate, el alcohol, el chocolate, la menta, el ajo, la cebolla y la cafeína pueden empeorar la acidez estomacal.
  • Ingiere comidas más pequeñas: Evita comer en exceso e ingiere comidas en menor cantidad.
  • No te acueste después de comer: Espera por lo menos 3 horas antes de recostarte o de irte a dormir.
  • Eleva la cabecera de la cama: Si con regularidad tienes acidez estomacal por la noche o mientras intentas dormir, aprovecha la gravedad. Coloca trozos de madera o ladrillos de cemento bajo las patas de la cama, a fin de que el extremo de la cabecera se eleve unos 15 a 23 cm (6 a 9 pulgadas). Si no fuese posible elevar la cama, coloca una cuña entre el colchón y el somier para elevar el cuerpo desde la cintura. Las cuñas se venden en farmacias y tiendas de suministros médicos. Elevar la cama con más almohadas no resulta eficaz.
  • Intente ocasionalmente con antiácidos de venta libre: Estos productos pueden neutralizar temporalmente el ácido del estómago y aliviar la acidez. No obstante, el consumo prolongado o excesivo de antiácidos que contienen magnesio puede producir diarrea, y los productos a base de calcio o aluminio pueden causar estreñimiento.
  • No fumes: Fumar reduce la capacidad del esfínter esofágico inferior de funcionar adecuadamente.

¿Cuándo hay que ir al médico?
Busca ayuda de inmediato si sientes fuerte dolor u opresión en el pecho, especialmente acompañado por otros signos y síntomas, como dolor en el brazo o la mandíbula, o dificultad para respirar. Pide una cita con el médico si:

  • La acidez estomacal ocurre más de una vez por semana.
  • Los síntomas continúan pese a los medicamentos de venta libre.
  • Tienes dificultad para tragar.
  • Tienes náusea o vómito constantes.
  • Pierdes peso debido a que tiene poco apetito o dificultad para comer.

  • mayo 19, 2017
  • 550
  • Comments are off for this post.

Related article